Masaje Nuru Madrid

un momento único e intenso

Masaje Nuru Madrid

Si has dado o recibido la formación básica en alguna ocasión, sabrás que un masajista usa las manos para ofrecer relajación y confort en un área específica de una segunda persona. Sin embargo, en el caso del masaje Nuru Madrid existen un par de factores diferentes que lo vuelven una experiencia extremadamente erótica y sensual, donde es muy importante que exista un alto nivel de confianza y profesionalidad entre las partes.

En primer lugar, se utiliza un gel llamado Nuru, elaborado originalmente a partir del alga marina “Sphaerotrichia divaricata”, al que, en ocasiones, se le añade camomila para mejorar sus características. Entre las cuales se aprecia:

  • Una consistencia similar al producto empleado por los médicos radiólogos para realizar ultrasonidos.
  • Una apariencia transparente y es insípido.
  • Componentes que hidratan la piel.
  • Una densidad relativamente elevada, que evita que tarde en evaporarse.
  • Una textura resbaladiza, la cual disminuye agradablemente la fricción.

Su popularidad se debe a la técnica utilizada

Aunque el alga es el elemento que le da el nombre al masaje, su característica primordial y más notoria es que el profesional que lo aplica usa la totalidad de su cuerpo desnudo. Es decir, para llevarlo a cabo, no utiliza únicamente las manos.

Resulta obvio, pero conviene insistir en que si solicitas este servicio debes tener una mentalidad abierta y sentirte plenamente identificado con tu cuerpo y la idea de compartir la intimidad con otro. Además, tienes que entender que estás en pleno derecho de solicitar una acción diferente si estás incómodo o de interrumpir en el instante que te consideres insatisfecho.

¿Qué se puede esperar que ocurra?

Al igual que otros masajes, se empieza colocando el gel en las áreas a tratar, en esta ocasión de los pies a la cabeza. Se trabaja primero la región que presente el nivel más elevado de estrés, por ejemplo, espalda, hombros y cuello. Una vez que el usuario se ha distendido, entonces comienza la estimulación propiamente dicha, con especial atención a las partes con mayor concentración de nervios, como manos e ingle.

A quienes reciben el servicio por primera vez, se les recomienda que se relajen y confíen en la formación del experto, para tener así una experiencia placentera e intensa. No obstante, de haberlo disfrutado antes, puedes ir a tu propio paso o elegir en qué zonas del cuerpo concentrarse, si tienes preferencias.

Sin duda, el hecho de que el masajista esté también desnudo y utilice todo su ser, le añade un toque picante extra, que no se consigue en otro tipo de experiencia. Dependiendo de la situación y la necesidad, se complementa con otras técnicas como la relajación de los músculos, la especialidad tántrica o la tailandesa. En el Templo Erótico siempre te proporcionarán una experiencia, indescriptible e inolvidable.